Materiales Educativos, Contrata Y Nombramiento Docente

lunes, 28 de enero de 2019

Secuencias didácticas: aprendizaje y evaluación de competencias | MINEDU




En esta entrada nos gustaría compartir algunas recomendaciones útiles para que, llegado el momento, no os sintáis desnudos o perdidos ante esta misión. No están todas las que son, pero espero que todas las que están en esta entrada sí sean, al menos, útiles para vuestro desempeño docente y elaborar secuencias didácticas adecuadas. 

1. Fija objetivos
Como en cualquier ámbito de nuestra vida, debemos comenzar fijando los objetivos de nuestra sesión. Habitualmente cometemos el error de pensar en términos gramaticales exclusivamente cuando deberíamos hacerlo en términos de realización de tareas que nos permitan resolver situaciones comunicativas. ¿Cómo expresamos esos objetivos? Como capacidad (Que el alumno sea capaz de…) o, sencillamente, con infinitivos (Aprender a…, Conocer…, Conseguir…)

2. Selecciona contenidos… y no olvides las estrategias
Indisolublemente unido al consejo anterior y consecuencia inmediata del mismo está la selección de contenidos. El hilo de reflexión es muy sencillo: qué contenidos (gramaticales, léxicos, funcionales, socioculturales) debe aprender mi alumno a fin de alcanzar el objetivo propuesto. Una vez hecho esto, no dejes de lado las estrategias comunicativas que serán de gran ayuda a la hora de realizar con éxito la tarea.

3. Asegúrate de que hay progresión en el aprendizaje
En el proceso de elaboración de las actividades o tareas de clase ten en cuenta la progresión en el aprendizaje, es decir, que cada actividad implique un peldaño más en el proceso y sea palpable que vamos aprendiendo gradualmente, apoyándonos en lo ya conocido para impulsarnos hacia contenidos nuevos.

4. Camina hacia un fin
No pierdas de vista la tarea final y elabora las actividades posibilitadoras a modo de estructura o andamiaje que permita al alumno, llegado el momento de la actividad final, escoger los recursos adecuados para realizarla con éxito. Ve componiendo un camino que, al ser recorrido, el alumno perciba que va incorporando nuevos elementos para que su bagaje final sea completo y le dé la seguridad que necesita para superar la actividad final.

5. No malgastes los materiales
Con frecuencia cometemos el error (o la torpeza) de, sin darnos cuenta, quemar material que es gran interés y utilidad y, sin embargo, lo desaprovechamos. ¿Te ha pasado que durante días has ido seleccionando, recortando y archivando anuncios de ropa de revistas para ponerlos en las paredes de la clase para contextualizar y motivar a los alumnos cuando entren? ¿De verdad es lo único que podemos hacer con esos anuncios? Fotos para la contextualización, un texto solo para ponerle un título y pasar a un vídeo con el que solo vamos a introducir un concepto y luego… Optimiza los recursos, explota los materiales, aprovecha el potencial pedagógico de todo lo que utilices en clase.

6. Abre el paraguas... temático
Otro error habitual es elegir un elemento gramatical como eje vertebrador de la secuencia didáctica (el pretérito imperfecto, el imperativo, la diferencia entre por y para…) y vamos dando saltos de un tema a otro -el cine, la música, la infancia, los viajes…- a fin de trabajar con dicho contenido gramatical. Esto produce una extraña sensación en el alumno, que se siente zarandeado de un sitio a otro sin saber ni dónde está ni hacia dónde queremos que vaya.

Cuando le damos cobijo -y coherencia- a la secuencia didáctica bajo un paraguas temático, aportamos seguridad, comodidad y confianza al alumno y ponemos en su sitio a la gramática que pasa a ser tratada como una competencia para desarrollar, como una herramienta de comunicación, y no como la protagonista.

7. Deja espacio a la improvisación
La clase es un ecosistema de personas vivas como sus sentimientos, sus deseos, sus dudas, sus experiencias… por tanto, no les pongas límites. Propón actividades abiertas y no exijas que el alumno diga o escriba lo que tú quieres sino lo que quiere él. Es más, que diga o escriba lo que necesite y que sea algo significativo.