Materiales Educativos, Contrata Y Nombramiento Docente

martes, 11 de diciembre de 2018

Instrumentos de evaluación | modelo aplicativo | MINEDU



La implementación de prácticas y políticas educativas está muy vinculada a la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes, ya que ésta permite monitorear avances y logros, mejorar la enseñanza en el aula, perfeccionar las políticas y evaluar la efectividad de programas, entre muchos otros objetivos. Para que la evaluación logre sus propósitos, es esencial hacer una adecuada elección de los instrumentos de evaluación de aprendizaje que serán utilizados. En este contexto, docentes, implementadores de política, investigadores y personal de los ministerios de educación se ven frecuentemente enfrentados a la necesidad de seleccionar instrumentos de evaluación de aprendizajes, sin necesariamente tener mayores conocimientos sobre el tema. Por lo tanto, esta nota técnica está orientada a personas que trabajan en el sector educación y no tienen formación en el área de evaluación de aprendizajes, y tiene como objetivo entregar orientaciones técnicas, prácticas y éticas sobre los elementos que deben ser tomados en cuenta al seleccionar o construir un instrumento de evaluación de aprendizaje.

Coherencia entre el objetivo de evaluación y el instrumento escogido
Una consideración fundamental para escoger un instrumento de evaluación de aprendizajes es que sea adecuado para el propósito de la evaluación. En esta sección se comienza por describir algunos posibles objetivos de evaluación, para luego abordar los elementos que deben revisarse en un instrumento para ver si son coherentes con el objetivo de evaluación.

Para qué queremos evaluar
Determinar el objetivo o propósito de evaluación implica hacerse las preguntas ¿para qué queremos medir aprendizajes?; ¿qué es lo que queremos medir? y ¿a quiénes queremos evaluar? Los posibles motivos para evaluar aprendizajes son muchos. A continuación se identifican algunos de ellos, agrupados en objetivos evaluativos para el sistema educativo en su totalidad, la escuela o el estudiante.

Alineación entre los objetivos de evaluación y el instrumento
Un elemento fundamental al momento de escoger un instrumento de evaluación de aprendizajes es que sea adecuado para el o los objetivos de la evaluación. Este alineamiento es crucial porque se relaciona con la utilidad de la información que se obtendrá. Si el alineamiento es bajo, los resultados de la evaluación entregarán poca o limitada información.

Alineación de los propósitos
Una primera pregunta es para qué propósito fue diseñado el test, y si calza con el propósito de evaluación (Ministerio de Educación de Nueva Zelandia, 2014). Los propósitos de un instrumento pueden ser varios, tales como realizar un diagnóstico, medir logro, medir potencial o aptitud, o identificar preparación para un cierto programa o etapa escolar (llamado placement testing en inglés), que también se pueden utilizar para ubicar a un estudiante en un cierto programa o track de aprendizaje (Cohen, Manion y Morrison, 2000). Algunos instrumentos están diseñados para realizar evaluaciones diagnósticas, formativas, o sumativas. La evaluación diagnóstica es una evaluación en profundidad en las debilidades y fortalezas de un estudiante. En general incluye muchos ítems que profundizan en un solo tema, para poder identificar con exactitud las dificultades de aprendizaje, y es referida a criterios7 . La evaluación formativa, en cambio, ocurre durante un año escolar o programa y está diseñada para para monitorear el progreso del estudiante durante ese periodo, para medir logros de secciones específicas del currículo, para diagnosticar debilidades y fortalezas. En general está referida a criterios. La evaluación sumativa se aplica al final del curso o programa, y está diseñada para medir logros o outcomes. Puede ser referida a normas o a criterios, dependiendo hasta cierto punto del uso que se le dará a la evaluación (por ejemplo, entregar certificados o grados) (Cohen, Manion y Morrison, 2000). Por lo tanto, si el objetivo de evaluación es realizar un diagnóstico, probablemente un instrumento diseñado como evaluación formativa no sea lo más apropiado

Alineación de los contenidos
Una segunda pregunta es qué es lo que el instrumento mide y si esto calza con lo que se quiere evaluar. Este análisis no es algo general, como por ejemplo, “habilidades matemáticas en primaria”. Hay que mirar en detalle el contenido del test, los niveles de aprendizaje que cubre, y el o los grupos etarios a los que está orientado, y compararlo minuciosamente con los objetivos de evaluación. Por ejemplo, para una evaluación el propósito puede ser evaluar la implementación del currículo nacional de matemática, el que puede o no tener elementos en común con una prueba de matemática diseñada para su uso universal, ya que el currículo puede tener ver con medir aprendizajes de geometría, mientras que un test puede tenerlo en aritmética. Es muy importante analizar en detalle el contenido de la prueba, y ver si cubre adecuadamente los contenidos que se quieren evaluar, y además comprobar que no evalúe elementos que no son parte del objetivo de evaluación.